¿Cómo legalizar una vivienda para venderla?

¿Cómo legalizar una vivienda para venderla?

Si usted es comprador, tendrá muy claro que antes de adquirir una vivienda es importante recopilar información sobre el inmueble a comprar, con el objetivo de conocer todos los datos sobre la situación del mismo. Si usted es un propietario que está pensando en poner un inmueble a la venta, en estos casos, lo mejor que puede hacer para asegurarse que tiene toda la documentación necesaria, es contactar con un profesional que pueda ayudarle a realizar todas las comprobaciones.

En casos muy concretos, podremos encontrarnos con la circunstancia de que la vivienda no es legal, es decir, que se trate de una construcción ilegal porque no se hubiese seguido los trámites correctos para su legalización, o que la documentación esté incompleta: la construcción no esté dada de alta en el catastro, no se haya tramitado la correspondiente escritura de declaración de obra nueva, que no haya coordinación entre superficies regitrales y catastrales de parcela, etc..
¿En qué situaciones es preciso legalizar la vivienda?
Una vivienda puede ser ilegal si se construyó sin haber hecho un proyecto de ejecución, en suelo no urbanizable, o sin haber solicitado las correspondientes licencias municipales. Pero también puede darse el caso que una vivienda legalizada pueda contar con alguna ampliación ilegal: si aumentó la superficie construida sin antes haber realizado un proyecto y sin pedir las licencias urbanisticas correspondientes.
En definitiva, una alteración del uso permitido implica una alteración del contenido del derecho de propiedad, de la propiedad misma. El control administrativo en relación a si una edificación concreta y determinada puede ser objeto de un uso específico se lleva a cabo con carácter previo mediante la oportuna licencia de edificación y determinación de usos y posteriormente con la licencia de ocupación (o autorización semejante) que tiene por objeto la verificación de que la edificación autorizada se ha llevado de acuerdo a (entre otras cosas) los usos previstos y aprobados. La contravención de la normativa urbanística se reprime de acuerdo a la aplicación de las previsiones sobre disciplina mediante las sanciones contempladas al respecto. La correspondencia entre usos autorizados y descripción registral se garantiza,  por la aseveración del técnico competente de que la descripción hecha en el título se ajusta al proyecto para el que se otorgó la autorización, sin perjuicio de que cuando dicha descripción conste también en la propia licencia testimoniada en la escritura aquella concordancia la pueda apreciar también el registrador, sin que ello exima de la aportación de la correspondiente certificación técnica.
¿Cómo legalizo la vivienda?
Partamos de la base de que no siempre se podrá legalizar una vivienda. Si en su momento no se solicitó permiso de obra  o no se informó si sería posible realizar la obra, puede que ahora se deniegue la regularización porque el inmueble sea ilegal de acuerdo con la normativa urbanística actual.
Sea como sea, antes de llegar a esa conclusión, lo más razonable es contactar con un profesional experto: arquitectos y arquitectos técnicos, quienes realizarán el proyecto de legalización. Una vez realizado el proyecto, deberán abonarse las tasas municipales, que se calculan como un % del presupuesto de ejecución material, que es uno de los documentos incluidos en el proyecto de legalización, junto a memorias y planos. Tras la comprobación por parte del técnico urbanístico municipal, se otorgará la licencia de habitabilidad o primera ocupación, con la que se tramitará la escritura pública de la declaración de obra nueva, necesaría para inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad. 
En Celemin Real Estate le ayudaremos a legalizar su vivienda y nos encargaremos de comprobar que toda la documentación es correcta.


Síguenos en Facebook